AMISTAD Y MATEMÁTICAS

AMISTAD Y MATEMÁTICAS

Tengo 50 años. El viernes pasado fue la primera vez que lloré por el dolor de una amiga. Nunca antes me había pasado. Es importante que entendáis a qué me refiero ¿Sabéis cuando uno se da un golpe en una rodilla y le duele? Pues a lo que me refiero es a que alguien se da un golpe en una rodilla y tú, de repente, tienes un dolor (OTRO DOLOR) que se ha producido a raíz de su golpe y de su dolor.

Si no lo habéis experimentado antes será difícil que lo entendáis. Una especie de propiedad transitiva, que parece que puede suceder entre seres humanos unidos por algo que va más allá de lo físico.

Quería compartirlo con vosotros en el blog porque (ya lo sabéis los que me conocéis) creo que la vida está llena de secretos, y que muchos de ellos tienen que ver con las matemáticas. No sé si éste que os he compartido en particular sea el caso (se trata más de almas que de vidas), pero hay muchos y bien hermosos.

Personas que niegan la existencia de Dios dicen que hay evidencias de que el hombre es fruto de la evolución. Esto llevaría a un principio del que todo parte. Pero, si esto es así, ¿cómo es posible que las semillas dentro de la cabeza de los girasoles sigan una sucesión de Fibonacci: 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144,… donde cada número de la secuencia es la suma de los dos anteriores (55=34+21)? ¿Cómo es posible, además, que esto suceda para cubrir el máximo de superficie para recibir lo más posible de lluvia?

Las matemáticas no tienen principio ni final. Son por sí mismas. Entonces:

  • Si las matemáticas no tienen principio
  • Y la naturaleza tiene dentro de sí a las matemáticas
  • ¿Cómo es posible que la naturaleza sí tenga un principio?

Mirémoslo desde otro ángulo: si antes del girasol hubo otra cosa que luego evolucionó, ¿acaso no hay leyes matemáticas si no en los seres o las cosas, sí en su forma de evolucionar? Pero, entonces, la inteligencia analítica estaría en la propia evolución, que sería por sí misma inteligente. Es decir:

  • Hay un pre-girasol que pasa a girasol
  • El paso es inteligente
  • Y esa inteligencia lleva detrás una fórmula matemática
  • ¿De dónde viene?

En fin, no voy a ahondar más. Cada uno vive su vida y va sacando sus conclusiones. Yo hoy quería compartiros este pensamiento y esa sensación NUEVA (¡qué dichosa la vida que no deja de sorprenderte!) de sentir dolor por el dolor de alguien a quien quieres mucho. Y sentir una impotencia parecida a la que ella sentía, aunque totalmente diferente:

  • Ella sentía la impotencia de la marcha de un ser querido que no va a volver a esta vida… por más que ella hiciera
  • Yo sentía la impotencia de no poder aliviar esa pena y ese dolor… por más que yo hiciera

 

 

Comentarios

  1. Me ha encantado la reflexión, muy bonita……gracias Macarena

    ps ….luego dirán que los de ciencias y números no tienen sensibilidad 😉

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *