MIEDO Y MATEMÁTICAS ¿ERES VALIENTE?

MIEDO Y MATEMÁTICAS ¿ERES VALIENTE?

Cuando comencé con este blog nunca pensé que algún día iba a escribir sobre superar el miedo. Os cuento cómo y por qué he decidido hacerlo.

Este fin de semana nos hemos ido de viaje en Conento. Todos los años nos gusta juntarnos y hacer algo diferente. No habíamos planificado nada en especial. El único briefing era el de todos los años:

  • Hacer algo que los compañeros no olvidasen en su vida
  • Juntarnos y pasarlo bien

No nos habíamos propuesto que la temática fuera “superar el miedo”. Sin embargo, tuvimos dos actividades cuyo punto en común fue ese.

Cuando las cosas viene así, sin uno planificarlo, siempre pienso que es algo que Dios quiere para nosotros de manera especial. Os cuento.

Lo primero que hicimos fue ir a MadridFly, un túnel de viento donde las personas experimentan la sensación de volar.

Creo que todos teníamos la sensación de miedo antes de meternos en el túnel. Yo, particularmente, estaba bastante nerviosa. Me aterraba hacerme daño en la espalda y también me aterraba hacer el ridículo delante de toda la empresa.

Dos miedos diferentes, a cuál más dañino:

  • El miedo al dolor
  • El miedo al ridículo

Si tuviera que hacer una hipótesis sobre la forma funcional de la relación entre la probabilidad de superar el miedo al ridículo y la edad, diría que sería similar al siguiente gráfico:

miedo-al-ridiculo

Es decir, a más edad, mayor la probabilidad de superarlo. Pasados los 25, además, la relación es más rápida. Es decir, cuando dejas de ser joven vas poco a poco teniendo menos miedo al ridículo.

Teniendo en cuenta que yo tengo 50, tenía este viernes una probabilidad de superar el miedo al ridículo de un 63,4%, cosa que me creo bastante.

Sin embargo, si lo que queremos es dibujar la relación entre la edad y la probabilidad de superar el miedo al dolor, la relación sería casi la contraria.

miedo-al-dolor

Te vas haciendo mayor y cada vez tienes más miedo al dolor. La probabilidad de superarlo es menor.

En mi caso, la probabilidad de superar el miedo al dolor era del 36,6%.

Como para finalmente decidirnos a volar tenemos que superar los dos miedos (suponiendo ambos sucesos independientes):

probabilidad-de-volar

Que es la multiplicación de las dos funciones anteriores y que equivale a la siguiente forma funcional:

funcion-volar_superar-el-miedo

Donde vemos, entre otras cosas, que la edad óptima donde se vencen ambos miedos son los 40 años.

La probabilidad de que yo (a mis 50 años) venciera ambos miedos era del 23,2%.

¿Me decidí a volar? ¡Sí! ¡PUEDO INFERIR QUE SOY UNA PERSONA VALIENTE!

Es más, la mayoría de mis compañeros (casi todos) se decidieron a volar, con lo que puedo decir muy orgullosa que LA PLANTILLA DE CONENTO ES UNA PLANTILLA DE GENTE VALIENTE (Ojo, que no quiero decir que los que no volaron no fueran valientes en el sentido amplio de la palabra. En este ejercicio estoy suponiendo “Valiente” como aquel que a pesar de tener una probabilidad baja de volar, voló).

La segunda actividad fue al día siguiente y consistió en una dinámica impartida por Javier Luxor, reputado mentalista a nivel mundial.

Javier nos comentó muchas cosas interesantes sobre cómo nuestra mente toma decisiones y, en particular, nos habló de la influencia del miedo.

También aquí hicimos un ejercicio para superar un reto a partir de vencer un miedo. Y de nuevo volvimos a demostrarnos a nosotros mismos que somos un equipo de valientes.

Eso sí, tratándose de la mañana siguiente a la juerga, hubo otros “limitantes” como la pereza y la coquetería (esta última en el caso de las chicas).

En fin, como veis, las matemáticas se esconden detrás de todas las esquinas.

¿Y vosotros? ¿Os hubierais animado a volar?

Comentarios

  1. Maca, como siempre ¡me sorprendes! Nunca se me habría ocurrido relacionar el miedo con las matemáticas, pero las relaciones que señalas me parecen muy claras. Creo que sí me habría atrevido a volar, quizás por estoy en los 40, jeje.

  2. Muy buena entrada!

    Me gusta cómo has formalizado matemáticamente algo tan cotidiano como vencer al miedo.
    Aunque usas aproximaciones, lo importante es ver cómo un modelo sencillo es capaz de hacer entender el funcionamiento psicológico del ser humano.

    Una sugerencia: una vez que ya sabéis quienes os habéis tirado por el túnel de viento y los que no, junto con su edad, se podrían actualizar las probabilidades anteriores con la fórmula de Bayes…
    En tu caso, la probabilidad a posteriori de vencer ambos miedos será claramente mayor que 23%.

    Enhorabuena!
    pd: yo no me hubiese tirado 🙂

    1. Gracias Javi ¡Eres un sol! ¡Hacemos ese contraste y te cuento!

  3. Querido Transparente, como siempre, gracias por tu comentario. Se trataba de relacionar el sentido común con las matemáticas, aunque ya sabes que siempre hay casos extraordinarios o excepcionales. Por ejemplo, lo normal sería pensar que la probabilidad de que alguien siga leyendo un blog al que pones muchas pegas es baja. Sin embargo, ya vemos que en tu caso no es así.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *